blank

blank

HotelTaburiente

blank

29 septiembre 2014

blank

No hay comentarios

Entrevista al presidente y fundador de Hotel Taburiente S.L

Tengo en mente un proyecto en la capital palmera. Quiero dejar mi huella en la Isla que me vio nacer”

Germán Ortega, dejó su isla de La Palma, concretamente el municipio de Mazo en los años 50, para emigrar a Venezuela, como muchos canarios hicieron en busca de un futuro mejor. Tras once años de esfuerzo y trabajo, regresó a la Islas con los bolívares de la época y comenzó a construir los cimientos de lo que hoy es un hotel estratégico y de referencia en la capital tinerfeña, el Hotel Taburiente. Un establecimiento hotelero que ha ido evolucionando y transformándose a mejor con el paso de los años. Hoy, Germán Ortega, a sus 87 años, ya más relajado y tranquilo, pero aún supervisando el funcionamiento de este hotel, ve con satisfacción como sus hijos continúan con el proyecto que él inició hace más de 50 años. Nos ha recibido en el que sigue siendo su despacho en el Hotel Taburiente.

¿Cómo llega un palmero a dirigir un hotel en el centro de Santa Cruz?

Lo cierto es que cada inmigrante que regresaba a las Islas con dinero lo invertía en algún negocio de cara al futuro, y lo común era la construcción. Yo tuve la oportunidad de comprar un solar en una buena zona de Santa Cruz, que en esa época, la parte que daba a la Rambla, era una ciudadela. La idea, en un principio, fue la de construir viviendas, pero al poco tiempo me di cuenta de que la capital no disponía de muchos hoteles, y por tanto, éste sería un buen negocio. La dirección del hotel no me resultó difícil ya que contraté a una persona con amplia experiencia en otro establecimiento hotelero y aprendí mucho de él. También realicé cursos de dirección cuando no existían ni escuelas de este tipo.

¿Cuándo se inauguró el hotel y cuántos años lleva al frente de él?

Comenzó a funcionar allá por el año 1966, por tanto, dentro de poco haremos cincuenta años funcionando, y desde ese momento he estado como director del hotel. Hace tiempo, este tipo de instalaciones recibían el nombre de residencias y luego pasaron a llamarse hoteles. Primero, como Residencia Taburiente tuvo dos estrellas y luego pasó a llevar el nombre de Hotel Taburiente con tres estrellas. En la actualidad estamos solicitando una cuarta, ya que los propios clientes nos dicen que tenemos categoría para cuatro. También tengo que decir que este proyecto ha constado de cuatro fases: en la primera, se construyeron cuarenta y cinco habitaciones; en la segunda, otras cuarenta y cinco; en la tercera, treinta; y en la cuarta y última fase, cincuenta y siete habitaciones. En la actualidad tiene 173 habitaciones.

blank

D.Germán Ortega

Director del Hotel Taburiente en Santa Cruz de Tenerife

Durante las distintas fases, ¿cómo ha sido su grado de implicación?

En la primera fase, cuando se construyeron las cuarenta y cinco primeras habitaciones, yo prácticamente me ocupaba de todo, tanto realizaba las funciones de director como de fontanero o electricista, en aquella época se hacía de todo. Llegué a trabajar hasta dieciséis horas diarias. Todo lo que necesitara el hotel, si yo podía, se lo aportaba.

En la actualidad, ¿sus hijos tienen algún cargo dentro de la empresa?

Mi hijo, de niño, ya en la primera fase, hacía las funciones de botones y venía a colaborar. En la actualidad, él es el gerente. Y mi hija, en este momento, es la directora oficial.

A la hora de innovar aspectos del hotel, ¿quién es el responsable de tomar las decisiones?

Las decisiones las llevamos entre los tres. Mi hija, además de la dirección, se encarga de toda la decoración y promoción del hotel en el extranjero, junto con la jefe de recepción que es hispano-alemana. Mi hijo, además de ser el gerente, también se ocupa de aspectos relacionados con la administración y relaciones públicas. Y por último, mi yerno se encarga de la contabilidad y asesoramiento fiscal.

¿Qué vínculos mantiene con la isla de La Palma?

Pues lo poco que tenían mis padres, se vendió todo, por lo que ahora el vínculo es más bien familiar.

¿Trabajan palmeros en el hotel?

En la actualidad contamos 53 trabajadores. Si que hay algunos palmeros. La gobernanta, la jefe del servicios de banquetes y una de las principales recepcionistas. Siempre hubo muchos palmeros en nuestra empresa.

¿Tiene el hotel algo que lo identifique con su Isla aparte de que los dueños sean palmeros?

Por supuesto, no hay más que ver su nombre, Taburiente. Con eso ya lo digo todo.

¿Dispone de restauración para los clientes?

Sí, y además un restaurante de primera categoría. Puedes encontrar una buena “carne con papas” típica de Canarias, pero también ofrecemos una cocina más sofisticada. Al restaurante también se puede acceder desde la calle. Tenemos clientes del hotel y otros que vienen porque les gusta nuestra cocina.

¿Qué servicios adicionales ofrece a su clientela y qué tipo de eventos suelen celebrarse?

Cuenta con una piscina en lo alto del hotel, sala de sauna y de gimnasia, así como también contamos con siete salones y uno de ellos está preparado para hasta 500 personas. En ellos suelen realizarse muchos eventos como bodas, bautizos o comuniones. También se realizan múltiples reuniones de negocio. Esta semana, médicos, farmacéuticos y el club de rotarios. También suelen acudir a nosotros para hacer sus fiestas y comidas, estamentos militares, grupos sindicales o partidos políticos. Por ejemplo, todos los zapateros de la península vienen a nuestro hotel y todos los expositores de la Isla eligen las marcas de zapatos en nuestro hotel. Quizá en este tipo de eventos, seamos líderes en Santa Cruz.

¿Qué nacionalidades frecuentan más el hotel?

Principalmente suelen ser profesionales del trabajo que vienen de la península y también de otras Islas. En la actualidad estamos promocionándolo más al turismo extranjero para los meses entre octubre y abril. Las nacionalidades son diversas, pero sí es cierto que ahora con la crisis política de los países musulmanes, ha hecho que nuestras Islas sean un reclamo para descansar. El lleno de Canarias ha llegado a beneficiar incluso a los hoteles urbanos como nosotros.

Hablando de crisis, ¿cómo ha afectado esta al funcionamiento y ocupación del hotel?

En cuanto al funcionamiento, el gasto principal en cualquier hotel es el personal. Sería largo explicar la razón por la que los hoteles tenemos muy difícil reducir plantilla aún en tiempos de crisis. Nosotros hemos conseguido mantener la nuestra. Las nóminas y la seguridad social actualmente se cubren y poco más. Antes se ganaba dinero, pero después de la crisis, se pierde. Dicen que la crisis es para todos. Desde luego para la pequeña y mediana empresa, está siendo muy difícil. Y en cuanto a la ocupación del hotel, en la actualidad, para lograr un cincuenta por ciento de ocupación, estamos ofertándolo a turismo extranjero en los meses de invierno. Por debajo del cincuenta por ciento, el hotel tiene pérdidas.

¿Qué personas importantes recuerda que hayan pasado por el hotel?

Recuerdo que se hospedó la Princesa Letizia, ya hoy nuestra Reina, aunque el personal lo mantuvo en secreto. También han pasado por aquí líderes políticos, de la música y del arte. Recuerdo por ejemplo a Julio Anguita, José María Aznar, Antonio Canales o Joaquín Cortes. Al tener un convenio con la productora canaria LM, Teatro GUimerá y otros, por aquí han pasado muchos artistas, que serían muy difíciles de enumerar.

Durante estos años, ¿qué es lo que ha caracterizado al hotel?, ¿o algo que lo diferencie de otros?

Un estilo personal, unos interiores muy cuidados, la decoración con un estilo muy personal, siempre flores frescas y sobre todo, un personal estable con un trato cordial. En general, eso gusta al cliente. Dicen que la gran diferencia, la hacen los pequeños detalles y aquí puede estar nuestra diferencia, cuidar los pequeños detalles con esmero.

¿Qué filosofía tiene el hotel de cara a los clientes?

Desde siempre la impronta del hotel ha sido la buena relación calidad precio, interiorismo esmerad y el trato cercano al cliente.

A sus ochenta y siete años, ¿quiere todavía seguir en el hotel o descansar con largas vacaciones?

Antes de la globalización, se ganaba mucho dinero y mi mujer y yo viajábamos mucho, pero ahora, ya estamos mayores y no salimos tanto. Eso sí, todavía sigo levantándome temprano y supervisando el hotel.

Por último ¿siente que tiene una deuda pendiente con su Isla?

Sí, desde hace muchos años hemos tenido en mente un proyecto hotelero en la capital palmera, no es seguro que se llegue a poner en marcha, pero la idea está. El objetivo no es un negocio, sino la inquietud de dejar mi huella en la Isla que me vio nacer. Un hotel que tenga un eco social y que le dé a la capital lo que merece. Es una ilusión, un sentimiento, una deuda en mi cabeza. No tanto pensando en mi negocio, sino en devolverle algo a mi Isla.

Entrevista realizada por  la periodista Mily Machín para la revista La Hortelana editada por La Casa regional de La Palma en Tenerife.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Ver
Privacidad